LIBRO: TALLER DE CREATIVIDAD Y HUMOR

  TALLER DE CREATIVIDAD Y HUMOR es un libro en el que recojo las ideas básicas de creatividad con 150 actividades graduadas para desarrollar las capacidades creativas y el sentido del humor.
    En estos momentos está siendo distribuido en España y varios países de América.



     Si estás interesado en adquirirlo lo puedes encargar en tu librería habitual o en las virtuales como Amazon, Casa del Libro, Fnac, El Corte Inglés, etc.

     Se puede pedir directamente a Editorial CCS:  http://www.editorialccs.com/catalogo/ficha.aspx?i=3730
 
    Aquí tienes información de librerías de España y América donde lo pueden facilitar:  http://www.editorialccs.com/red/



ÍNDICE DEL LIBRO:


         Introducción………………………………………….……………….    4

         Sugerencias para el mejor uso del libro ……………………..………     7

I -     Acerca de la creatividad……………….……………….……..….......    12

II -    Dos formas de pensamiento………………………..……...………….   26
         Actividades para desarrollar el pensamiento convergente.…..………    35
         Actividades para desarrollar el pensamiento divergente.………….…    41

III -   Fluidez: Abundantes ideas……………………………………………   55
         Actividades para desarrollar la fluidez…………………………….....    60

IV -   Flexibilidad: Ideas variadas ………………………………….………   77
         Actividades para desarrollar la flexibilidad…………………………..    80

V -    Originalidad: Ideas nuevas ………………………………….............     97
         Actividades para desarrollar la originalidad………………………….  101

VI -   Elaboración: Desarrollo de las idea …………………………………   125
         Actividades para desarrollar la elaboración………………………….   129

VII -  Evaluar la creatividad………………………………………………..   145

VIII-  Cómo ahogar o favorecer la creatividad …………………………….  147

IX  -  El proceso creativo …………………………….................................   149

           Epílogo………….…………………………………………………… 158

           Bibliografía………………….…………………………...…………    159




INTRODUCCIÓN DEL LIBRO:

    Estas son las páginas 9. 10 y 11 del libro  TALLER DE CREATIVIDAD Y HUMOR

                                         
                              «Cuando uno no tiene idea de algo,  tiene el atrevimiento de escribir un libro».


     Mucho se habla de creatividad en los últimos años. Pintura, escultura, arquitectura, literatura, etc. han sido siempre las principales formas históricas de manifestarse y, aún hoy, continúan siéndolo, pero multiplicadas o ampliadas con las que el desarrollo tecnológico del último siglo ha permitido: cine, radio, prensa, televisión, informática, etc. El calificativo creativo se ha ido poniendo de moda en las últimas décadas. En los ochenta del pasado siglo, casi era de aplicación exclusiva a quienes tra- bajan en el mundo de la publicidad, hasta el punto de que se había convertido en sustantivo: los creativos publicitarios. En la actualidad se ha ido ampliando su ámbito de aplicación y ya se habla de cocina creativa, juego creativo, empre- sa creativa, sexo creativo, prensa creativa y hasta vida creativa. Actualmente la sociedad nos ofrece una gran cantidad de productos y recursos: conciertos, instrumentos musicales, publicaciones, medios de reproducción, publicidad, cámaras de fotos y vídeo, ordenadores, etc. Tal abundancia de estímulos nos impide eludir el contacto con la creatividad, sin embargo, aunque vivamos inmersos en ella, si no la practicamos será una creatividad pasiva, hecha por otros. Pero precisamente esa multitud de recursos (basta con echar una mirada a la red de redes) favorece el acceso a la creatividad y, así, jóvenes y adultos disponen de herramientas creadoras que usan de mejor o peor modo y, bien por simple curiosidad, iniciación o afición, se han acercado activamente al mundo del relato, la poesía, la prensa, el dibujo, la pintura, la música, la fotografía, el vídeo, la dramatización, el baile, etc., lo que les permite desarrollar su creatividad aunque sea de forma más o menos inconsciente y desordenada.
    Así fue como me enfrenté a ella a mediados de los ochenta, de un modo nada sistemático, dando palos de ciego, experimentando en clase con actividades diferentes a las de siempre, por ser curiosas, entretenidas y hasta graciosas. Eran ejercicios imaginativos aislados, que satisfacían a todos cuantos poblábamos el aula, pero sin planificación ni estructura alguna. Hasta que un día de 1987 cayó en mis manos un ejemplar del número 158 de la revista Vida Escolar, publicada trece años antes por el Ministerio de Educación, en la que aparecía un trabajo, firmado por Kathlen Batato, titulado «Técnicas y actividades para el desarrollo de la creatividad». En ese texto pude leer algo así como que la creatividad es desarrollable y, en siete páginas, se exponían, de modo muy resumido, aspectos teóricos y consejos prácticos. Se despertó mi curiosidad por ese nuevo mundo y, desde entonces, empecé a recopilar y devorar lecturas, me inscribí en algunos cursos relacionados con el tema y participé en congresos, jornadas, foros y seminarios para aprender de las experiencias ajenas o compartir las propias. A la vez aplicaba en clase un gran número de actividades, evaluándolas con la intención de mejorarlas para la siguiente ocasión. Aquella base de datos iba aumentando con los años y todas las áreas se vie- ron impregnadas de estas experiencias, especialmente las relacionadas con el lenguaje y las artísticas en sus variados bloques (lectura, escritura, dramatización, música, dibujo, manualidades, pintura…), así como el uso de recursos relacionados con la imagen y el sonido (láminas, diapositivas, vídeo, magnetófonos, ordenadores, etc.). Pero lo más importante no es que las áreas adquiriesen ciertos tintes creativos, sino que los habitantes del aula íbamos desarrollando habilidades creativas; que, durante las horas de clase, había momentos en que conseguíamos liberarnos y expresarnos con más facilidad, sinceridad y hasta con humor; que cada día llegábamos al aula con renovados entusiasmos dispuestos a experimentar con algo nuevo. Puesto que había libros y cuadernos prácticos sobre el desarrollo de la inteligencia, la memoria o la atención, busqué uno que me ofreciese nociones básicas sobre creatividad y una serie de actividades sistematizadas en torno a dichos contenidos. No encontré nada de esas características y decidí trabajar para cubrir ese vacío. El resultado fue doble: mi propia formación y este libro, el que me hubiese gustado encontrar en aquella época de iniciación, una publicación para acceder a la creatividad de forma rápida, estructurada, clara y entretenida. Es lo que intento en estas páginas, donde expongo brevemente los conocimientos teóricos esenciales y un gran número de ejercicios estructurados. Aclaro que es una obra muy práctica desde su origen, ya que surge de la experiencia de años aplicando actividades creativas en el aula, en virtud de mi profesión de maestro, o impartiendo cursos de formación destinados a docentes, en colaboración con Centros de Profesores.       Es pues, en la mayor parte de su contenido, una obra para ser trabajada, puesto que se ofrecen más de ciento cincuenta actividades para realizar, completar o, simplemente, para orientar al lector sobre los pasos a seguir, haciendo más accesible abordarlas al facilitar, mediante sugerencias, sus estrategias de realización.           Los ejercicios están estructurados por capítulos y las actividades de cada uno desarrollan, preferentemente, una habilidad o capacidad. De ahí que, a lo largo de su lectura, se encuentren bloques que tratan contenidos teóricos, imprescindibles para el lector que desea saber más sobre creatividad y ser consciente de su propio proceso de aprendizaje. Esa teoría le permitirá comprender, desde una perspectiva amplia, en qué momento de su desarrollo creativo se encuentra, así como la justificación de las actividades que realiza.
    Si el lector es nuevo en el mundo creativo, comprobará que la claridad del lenguaje empleado, las anécdotas, curiosidades, situaciones humorísticas, actividades graduadas y minuciosamente explicadas, le facilitan los primeros pasos en la comprensión y en el desarrollo de numerosas habilidades mentales: clasificar, redefinir, comparar, simbolizar, argumentar, discriminar, transferir, intuir, abstraer, etc. Si quien aborda la lectura ya dispone de conocimientos previos, echará de menos algunos contenidos, como los relacionados con ambientes creativos, ni- veles, teorías, personalidad, desarrollo de otras habilidades, inteligencias múltiples, operaciones, técnicas, etc. Se ha considerado que, dadas las características iniciáticas de esta obra, era preferible aproximar al lector a la creatividad con el mínimo de teoría y con actividades motivadoras que no requieren materiales especiales ni exigen demasiado tiempo. Será suficiente por el momento. Este libro no va a transformar al lector en un genio creativo, pero sí le abrirá sus puertas y le guiará inicialmente en la mejora de sus capacidades creadoras.




SUGERENCIAS  PARA  EL MEJOR  USO  DEL  TALLER DE CREATIVIDAD Y HUMOR (Páginas 13-15 de dicho libro)


                                                 «A nadar se aprende nadando, a cantar se  aprende
                                          cantando y a crear se aprende…».


    Es imprescindible leer estos consejos. Facilitarán el uso práctico de las páginas siguientes y será más intenso su aprovechamiento.
    Todos los libros están destinados a ser leídos pero algunos como éste, que es un taller, lo están, además, para ser trabajados, para realizar las actividades que se proponen. Eso suponiendo que el lector desea desarrollar su creatividad. Hay quien accede a un libro sobre cómo adelgazar y se limita a leerlo. Así, naturalmente, no conseguirá bajar ni un gramo. Perder kilos exige un sacrificio en las comidas o en el ejercicio físico. Mejorar la creatividad no supone un sacrificio, sino un esfuerzo mucho menor que el requerido por una dieta. Bastará con poner en práctica actividades mediante las que provocar el desarrollo de las capacidades o habilidades intelectuales adecuadas.  En todo caso, el sacrificio a realizar es mucho más placentero que el demandado por un régimen.  Dice Juan Delval al respecto: «El trabajo en que nos enrolamos voluntariamente  puede producir placer aunque también requiera  esfuerzo».  Se supone que éste va a ser nuestro caso.
    No hemos de limitarnos sólo a realizar las actividades que se proponen. También hay que leer y entender los contenidos teóricos que, por cierto, son mínimos, claros e ilustrados con anécdotas y curiosidades. Esos conocimientos nos permitirán ser más consciente del progreso creativo y se convertirán en un nuevo estimulo para el desarrollo de aptitudes y actitudes creadoras. Por eso es recomendable no caer en la tentación de hacer puente sobre el primer capítulo, que tiene como finalidad aproximarnos a las nociones básicas sobre creatividad.  Sobre las buenas personas se dice que cuanto más sabemos de ellas, más las queremos. Y, puesto que el lector ha decidido convertir la creatividad  en su compañera durante un tiempo  (tal vez  para siempre), será bueno dedicar unos minutos a conocerla. Es conveniente saber quien es, donde y cuando nació, sus cualidades, en que momentos se manifiesta con más intensidad, que tipo de influencias ejerce, etc.
    Los capítulos del segundo al sexto son fundamentales, en el sentido práctico. Cada uno comienza con una introducción teórica y continúa con actividades de distintos tipos: las hay totalmente desarrolladas, para mostrar un modelo trabajo a seguir. Otras aparecen iniciadas para que el lector las continúe. Y la mayoría se plantean para que, con la experiencia e inercia de las actividades anteriores, se realicen en su totalidad.  Incluso, en algunos casos, se pedirá que sea el mismo lector quien redacte sus propias propuestas de ejercicios y las desarrolle. El simple hecho de idearlas, aunque sean parecidas a los realizadas previamente, ya es un trabajo con cierto grado de creatividad.
    Una recomendación muy importante es hacer cada actividad escrita o dibujada en hojas sueltas, de modo que siempre queden abiertas para poder continuarlas, ampliarlas o mejorarlas. Cuando realicemos las primeras nos dará la impresión de estar acabadas, sin embargo, si volvemos a echarles un vistazo al cabo de unas semanas, comprobaremos que, la mayoría de ellas,  ofrecen más posibilidades pues, como fruto de los progresos creativos que se van alcanzando,  se nos ocurrirán nuevas ideas que antes pasaron desapercibidas y en el futuro podremos ir añadiendo.
    Es necesario trabajar todas las propuestas, sin soslayar algunas simplemente porque no resultan atractivas. Tengamos en cuenta que están planteadas para estimular diferentes formas expresivas: escrita, oral, gráfica, gestual, dinámica, musical-sonora, etc.
    Algunas actividades incluyen resultados o respuestas sugeridas. En esos casos conviene seguir la lectura cubriendo con una hoja el texto aún no leído.  Así evitaremos que los ojos se dirijan involuntariamente hacia las soluciones.
    La mayoría de las propuestas prácticas pueden ser realizadas por una sola persona pero otras requieren algún colaborador. En cualquier caso, lo ideal es que, una vez resueltos los ejercicios individuales, se puedan comparar con los realizados por otros. La experiencia será así mucho más enriquecedora pues esa intercomunicación multiplicará en intensidad y rapidez del desarrollo creativo. Nos sorprenderemos al comprobar cómo se estimula nuestra inspiración en esas situaciones.
    En ocasiones alumbraremos ideas que no se corresponden con la actividad que realizamos en ese momento. O, aunque no estemos trabajando en una actividad concreta, cabe la posibilidad que surja una idea difusa, imprecisa, en la que creemos que hay algo creativo pero no sabemos qué utilidad podríamos obtener de ella. Hemos de dar mucha importancia a esas ocurrencias espontáneas, sin embargo, debemos prestarles mucha atención ya que, aunque no se valoren, son como las pequeñas semillas que en el futuro se  pueden transformar en grandes árboles. Así que no las dejemos pasar y anotémoslas en el momento en que aparecen. Si no lo hacemos es muy probable que se nos olviden y más adelante las echemos de menos. Con esta costumbre, llegaremos a tener un banco de ideas que, en el futuro, nos resulte muy útil. Y esto de anotar ocurrencias no hay que tomarlo como un consejo sino como una obligación,  aunque esta palabra suene tan mal cuando se habla de creatividad, que es un concepto que implica libertad. Con seguridad, esa costumbre  reportará más satisfacciones creativas de lo que podamos imaginar.  En muy poco tiempo dispondremos de una considerable cantidad de ideas propias, sugeridas o copiadas.  Será un archivo muy útil, tanto para utilizarlas como plagio creativo o como fuente de originalidad.
    Supongamos que asistimos a una obra de teatro en la que unos trillizos repiten lo mismo, sucesivamente (uno tras otro). En esos momentos pensamos: ¿Y si esas mismas palabras las dijesen, a la vez, a coro, incluso cantando?  No dudemos en tomar nota de la ocurrencia ya que es un recurso interesante para el que posiblemente encontraremos aplicación en el futuro o nos podrá suscitar nuevas ideas.
    En el capítulo séptimo se presenta un test que, aunque no posea valor académico, servirá para evidenciar como se han desarrollado las capacidades creativas tras el uso adecuado de este taller. Para comprobarlo hay que seguir estos pasos:

1º Hacer el test ahora mismo, antes de pasar a los siguientes capítulos. Anotar los resultados y conservarlos.

2º Al acabar el libro volver a realizar el mismo test en nuevas hojas. Comparar los resultados con los anteriores y comprobar cómo ha mejorado nuestra creatividad.

    No es un libro para leer y trabajarlo de un tirón sino poco a poco. Hay que abordarlo con tranquilidad, dedicando cada día unos minutos.




UN MODELO DE ACTIVIDAD: DIBUJOS ANIMADOS (Página 170-171)

    La más sencilla forma de crear efectos de animación se realiza con dos dibujos ligeramente diferentes. De hecho, los artistas de ese tipo de cine hacen así sus primeras pruebas. Vamos a imitarles. 

- Cortar una banda de papel de unos 30 x 10 cm. Plegarla por la mitad de modo que queden superpuestas las dos mitades ofreciendo a la vista unas medidas de 15 x 10 cm.

- Levantar la primera, como si abriésemos un cuaderno y, sobre la segunda, en el extremo opuesto al pliegue, dibujar una sencilla cara con ojos cerrados y boca horizontal.

- Colocar la otra mitad sobre ella y calcar el contorno de la cara. Completarla con ojos abiertos y boca sonriente.


    Al superponer las dos y levantar y bajar rápidamente la superior, se producirá una sensación de animación.
    Ahora lo haremos con otros dibujos como dar patadas a un balón, martillear un objeto, el bote de una pelota, dar saltos, boxear, etc.
    La cantidad de detalles que se incluyan determinará el grado de elaboración.


ENTREVISTA RADIOFÓNICA AL AUTOR DEL LIBRO

    En mayo de 2014 fui entrevistado por la emisora Onda Regional, dentro del programa Buenos días, Murcia.. La razón: la publicación del libro   TALLER DE CREATIVIDAD Y HUMOR.

    Aquí dejo el link al podscast para escuchar la entrevista completa. http://ficheros.orm.es:3025/descarga/BuenosDias/PSICOLOGIA-20140526.mp3
                              
                                               
BIBLIOGRAFÍA 


CATHARINE M. COX, Early Mental Traits of Three Hundred Geniuse, Stanford University Press, Stanford 1926.  
DAVID DE PRADO, El torbellino de ideas, Cincel-Kapelusz, Bogotá 1982.
DAVID DE PRADO,  365 Creativacciones, Servicio de Publicaciones e Intercambio Científico de la Universidad de Santiago de Compostela,  Santiago de Compostela 1997.  
DAVID DE PRADO,  Técnicas creativas y lenguaje total,  Narcea,  Madrid 1988.
DORIS J. SALLCROSS, Intuición. Creación Integral, S.L., Santiago de Compostela, 2001. 
EDUARDO PUNSET, El alma está en el cerebro, Punto de Lectura, Madrid 2007.
EDWARD DE BONO, El pensamiento lateral, Paidós, Barcelona 1991.
FRANCISCO MENCHÉN,  Descubrir la creatividad:  Desaprender para volver a aprender, Pirámide, Madrid 1998.
FRANCISCO MENCHÉN, La creatividad en el aula. Perspectiva teórico-práctica. Editorial Arrayán, Santiago de Chile 2007.
FRANCISCO MENCHÉN - O. MIGUEL DADAMIA - JOSÉ MARTÍNEZ,  La creatividad en la educación,  Ed. Escuela Española, Madrid 1984.
GIANNI RODARI, Gramática de la Fantasía.  Introducción al arte de contar historias, Planeta, Barcelona 2008.  
JUAN CASAS, La Creatividad en la Educación Infantil, Primaria y Secundaria,  EOS, Madrid 2000.  
LINDA VER LEE WILLIAMS, Aprender con todo el cerebro, Martínez Roca,  Barcelona 1986.  
MAURO RODRIGUEZ, Mil ejercicios de creatividad clasificados, Mc. Graw Hill, México 1995.  
MARIA DOLORES PRIETO - CARMEN FERRÁNDIZ – OLIVIA LÓPEZ, La creatividad en el contexto escolar, Pirámide, Madrid 2003.
MICHEL FUSTIER, Pedagogía de la Creatividad, Index, Madrid 1993.
PAUL MATUSSEK,  La creatividad, Herder, Barcelona 1984.  
R. J. STEMBERG - T. I. LUBARD, La creatividad en una cultura conformista (Un desafío a las masas), Paidós Ibérica, Barcelona 1997.
R. J. STEMBERG - J. KAUFMAN - E.  GRIGORENKO, Inteligencia aplicada,  TEA Ediciones S.A.,  Madrid 2011.
RICARDO MARÍN, La creatividad, CEAC, Barcelona 1982.
RICARDO MARÍN - SATURNINO DE LA TORRE, Manual de creatividad, Vicens Vives, Barcelona 1991.
ROSA CAZÓN - PAULA VÁZQUEZ  La palabra sorprendida, Servicio de Publicaciones e Intercambio Científico de la Universidad de Santiago de Compostela.  Santiago de Compostela 2000.
SATURNINO DE LA TORRE, Educar en la creatividad. Recursos para desarrollar la creatividad en el medio escolar, Narcea, Madrid 1987.  
SATURNINO DE LA TORRE - VERÓNICA VIOLANT, Creatividad aplicada, PPU. Barcelona 2003.  
SERGIO VILA-SAJUÁN, Código best seller, Planeta, Madrid 2011.
TERESA HUIDOBRO SALAS, Una definición de la creatividad a través del estudio de 24 autores seleccionados. Facultad de Psicología, Universidad Complutense, Madrid 2002.
TOMÁS MOTOS TERUEL, Juegos Creativos de Lenguaje, Servicio de Publicaciones e Intercambio Científico de la Universidad de Santiago de Compostela,  Santiago de Compostela 1999.
TOMÁS MOTOS TERUEL, Creatividad dramática, Servicio de Publicaciones e Intercambio Científico de la Universidad de Santiago de Compostela,  Santiago de Compostela 1999.
TOMÁS MOTOS - FRANCISCO TEJEDO, Prácticas de dramatización, La Avispa, Madrid 1996. 


                                            Jerónimo García Jorquera


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada